Y, ahí estaba yo…

Ya he pasado lo que llamamos “mediana edad”, porque, por bien propio y de los míos, no espero vivir más de cien años… Yo, que pensaba que iba a morir joven!!!

Llegados a este punto, no me queda más remedio que prepararme para morir. No hace mucho tiempo, y no consigo recordar dónde, será cosa de la edad, escuché que, pasada la primera mitad de la vida, que destinamos a aprender a vivir, debemos aprender a morir. Y en ello ando. No me queda más remedio que aprender a morir porque, entre otras cosas, es un hecho ineludible, y ninguna religión ni ninguna fe ciega, ni siquiera tuerta, puede distraerme de la realidad.

En mi vida no existe el más allá, tan solo cuento con el más acá, y a veces me cuesta orientarme. Por eso, a falta de un futuro esperanzado, necesito un presente henchido de sentimientos, de emociones, de fuerza, de ganas de vivir…no vaya a ser que, a estas alturas, esté perdiendo el tiempo que no tengo.

3 respuestas a Y, ahí estaba yo…

  1. Miguel dijo:

    Pues los que tenemos un cuarto de vida, te queremos “más acá”, aunque sabemos que quieta no te vas a quedar…

    Me gusta

  2. Concha dijo:

    Muévete lo que quieras, pero te quiero siempre aquí.

    Me gusta

  3. A. dijo:

    Una fe tuerta sería una fe que valdría la pena tener. Comparto el concepto de las dos mitades de la vida. Salud!
    A.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s