Un buen día

Hoy ha sido un buen día. Uno de esos días inesperados que te dejan un regusto dulce ahí dentro, un cosquilleo de satisfacción, un golpeteo de nudillos, suave pero insistente, que abre la puerta de las emociones y deja pasar la luz. Eso es, la luz. Uno de esos días en los que uno se siente vivo, o más vivo, y en calma. Un día de esos en los que, precisamente, importa menos tener que morir.

(De las memorias de Ismael Blanco)

Anuncios

Acerca de AdelaVilloria

Trabajo para poder comer. Escribo para poder vivir.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un buen día

  1. Miguelete dijo:

    Y la luz te invadió 😛

    Le gusta a 1 persona

  2. I.B. dijo:

    Que bueno era ese tal Ismael Blanco

    Me gusta

    • ¡Caramba! Porque sé a ciencia cierta que Ismael Blanco en persona no va a hacerme ningún comentario, dado que solo tengo de él su memoria, pero, al ver las iniciales, podría pensar que me observa aún, tan de cerca…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s