La casita de la bruja

IMG_4670

 

La casa es tan pequeña que, a poco que pase algo de tiempo, ojo no vaya la enredadera a comerse la fachada, de tan frondosa como está, aunque parece recortarse un poco para dejar sitio a la bruja, que todo el día dale que te pego vigilando la puerta para que nada ni nadie entre o salga al descuido. Hasta la puerta separa, que se abre a la mitad para que la casa no se invada o se vacíe de golpe. No hubo nunca geranios en el balcón, que a la bruja le asusta tanto color y tanta alegría, no vaya a ser que luego se amustien o le roben las flores y la dejen suspirando por el rojo reventón; el cactus no, el cactus es otra cosa, crece y crece en la bota rota y nadie lo toca ni se le acerca.

Que no quiere la bruja vida social, que las vecinas son todas unas cotillas y andan todo el día con que si entra o con que  si sale, con que si gruñe o se ríe, a saber de qué. Que no quiere ella que conozcan que, en las noches de luna llena, ella ríe y  baila hasta el amanecer y luego se duerme abrazadita a aquel hombre que llega siempre descalzo, preguntando por sus botas.


IMG_4672

Anuncios

Acerca de AdelaVilloria

Trabajo para poder comer. Escribo para poder vivir.
Esta entrada fue publicada en Microrrelatos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s